Grau-Garriga. La memoria táctil.

“El tejido es nuestra segunda piel y la única que podemos escoger”. Grau-Garriga.

Grau-Garriga. Monument a l'esperança. Monasterio de Sant Cugat del Vallés. 1973. 550 cm. x 230 cm. x 450 cm

Grau-Garriga. En el claustro del Monasterio de Sant Cugat del Vallés. 16-02-2004

Josep Grau-Garriga (Sant Cugat del Vallés, 18 Febrero 1929 – Angers, 29 Agosto 2011) sentó en la década de los 60 las bases del arte textil de vanguardia desde la Escola Catalana del Tapís. El cambio lo llevó a cabo desde la fábrica Casa Aymat de Sant Cugat, donde trabajo con Miró, Tharrats, Tápies, Subirachs, Ráfols- Casamada, Josep Royo y Carles Delclaux, entre otros creadores o discípulos, después de haber aprendido del padre de la tapicería contemporánea, el surrealista francés Jean Lurcat, al que conoció en 1957.

Grau-Garriga (Enlace a la entrevista que Josep Mª Espinás le hace en el programa IDENTITATS, para tv3 de Catalunya, el 04-05-1986).

Tapiz de la Creación. Catedral de Girona. Primera mitad del Siglo XII. Románico Catalán.

“El arte es CREAR, es hacer lo que no ha existido antes”. Grau-Garriga.

Grau-Garriga. En su estudio de Barcelona. 1965

Grau-Garriga

“Lo más importante es el individuo y su ética vital. La obra son rastros de esta circunstancia”. Grau-Garriga.

Grau-Garriga. Autorretrato. Punta seca sobre zinc. 1988

Grau-Garriga en su estudio con bocetos de sus obras. Foto de Salvador Sansuán

“Para mi cuenta mucho lo vivido, la memoria”. Grau-Garriga

Grau-Garriga. Mestral blanc i or. Tapiz. 360 cm x 525 cm. 1963

La Vanguardia de Barcelona reseñaba su primera exposición individual. “Mestral blanc i or” era todavía un tapiz tradicional, tejido a partir del dibujo de “cartones”, imitando en el resultado a la pintura, pero el esquematismo formal y el grado de abstracción de lo representado ya apuntaban los nuevos caminos.

La revolución conceptual de la creación de Grau-Garriga radicó en incorporar al “tapiz” la tridimensionalidad y el “realismo” táctil de todo tipo de materiales textiles u orgánicos enraizados en nuestras memorias, convirtiéndolos en símbolos y alegorías de nuestra idiosincrasia, historia y tiempo, relatando de parejo modo a como el Tapiz de la Creación lo hace en su época.

Grau-Garriga. Entre llençols. 1982. 350 cm. x 300 cm.

 “Cuando realizo una obra cuenta mucho lo vivido. En este tapiz uso ropa personal, una sábana que he hecho servir. Siempre que integro un material en una creación lo hago por motivos personales y de memoria que prevalecen sobre los motivos estéticos”. Grau-Garriga.

NOTA PERSONAL.

“En 1973, yo era un estudiante de Filosofía y Arte de la Universidad Autónoma de Barcelona. Nuestras aulas estaban en el Monasterio de Sant Cugat y vivíamos y estudiábamos bajo el cobijo de su espiritual claustro. Presencié junto con mis compañeros la realización de “Monument a l’esperança” y vivimos la fuerza y simbolismo de su presencia. Para todos nosotros eran tiempos de ilusión, de lucha y esperanza. Desde aquel entonces he seguido y aprendido de su creativa trayectoria. Hoy quiero reconocerle y preservar su memoria”. Manuel Oller Varela.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s